México

Home office y nómadas digitales «inflan» rentas en CDMX

El home office ha ocasionado que más personas busquen mudarse a la Ciudad de México. Este fenómeno ha aumentado los precios de vivienda.
3 minutos
Publicidad

La llegada de extranjeros a la Ciudad de México, conocidos como nómadas digitales, y el home office o esquemas flexibles de trabajo han disparado hasta en 40% anual los precios de las rentas en 2022. Este fenómeno se observa principalmente en colonias como la Condesa, Roma y Juárez. De acuerdo con expertos inmobiliarios, esto ha provocado una distorsión en el mercado y más desplazamientos de habitantes originales hacia otras entidades del país.

¿Qué pasa con las rentas?

Francisco Andragnes, director general de la plataforma de rentas Homie, en una entrevista con El Financiero, afirma que la capital enfrenta cambios importantes en el mercado de arrendamiento. Los principales motivos son: El incremento en los precios de los departamentos, la migración de extranjeros, la falta de oferta de inmuebles y el incremento en las tasas de interés.

«Las rentas de este año subieron en la ciudad en promedio un 15% y en ciertos barrios, los más densos, han aumentado por encima del 40%; sí ha habido un impacto muy fuerte en el aumento en los precios. Los incrementos más grandes los vemos obviamente en Roma, Condesa y Juárez, que son las áreas de mayor demanda, y en Polanco, pero las rentas han subido en toda la ciudad», comparte Andragnes.

El director de Homie destaca que en otras ciudades grandes del país, como Guadalajara o Monterrey, no se observa el fenómeno. En dichas metrópolis, de las más pobladas del país, las rentas aumentaron en promedio en niveles similares a la inflación (entre un 8% y 10%).

Andragnes pone como ejemplo la colonia Condesa en Ciudad de México. En esta zona, en 2020, el precio de renta de un departamento rondaba los 27 mil pesos; hoy está en más de 30 mil pesos.

Por su parte, Leonardo González, analista de real estate del sitio inmobiliario Propiedades.com, resalta que el 2022 se caracterizó por un incremento en los precios de las rentas. Él le atribuye esto a la inflación y a una mayor demanda por parte de extranjeros que se mudaron a hacer home office desde acá.

La renta no solo sube en CDMX

González comenta que, por ejemplo, en la capital del país el precio promedio de renta subió hasta 11.4%, mientras en el Estado de México alcanzó un 21.7% y en ciudades como Mérida llegó hasta un 30%.

De acuerdo con datos de la inmobiliaria Inmuebles24, la Ciudad de México no es el único mercado con rentas altas tras la pandemia. En las ciudades costeras Playa del Carmen y la Riviera Maya las rentas alcanzan rangos de casi 16 mil y 15 mil pesos, respectivamente. Estos dos destinos son de los favoritos de los extranjeros para vivir y hacer home office.

Por su parte, en ciudades como Mérida y Querétaro se ofrecen propiedades en renta por hasta 11 mil pesos y de 10 mil pesos, respectivamente.

González explica que este fenómeno ha ocasionado un desplazamiento de habitantes no sólo a las periferias, sino hacia otras entidades. El analista real estate destaca que también puede tratarse del inicio de la transformación de estas ciudades turísticas.

«Esta es una tendencia que está generando un fenómeno de desplazamiento, de ahí las acciones de mitigación para controlar las medidas de gentrificación, sobre todo el impacto negativo hacia los residentes locales. Por otro lado, lo vemos como una tendencia de largo plazo que puede significar un nuevo ciclo local inmobiliario para estas zonas», comenta González.

Unos ejemplos previos de este fenómeno se pueden observar en pequeñas ciudades del país,como San Miguel de Allende, Chapala o Rosarito. Dichas ciudades son principalmente habitadas por extranjeros, la mayoría provenientes de Estados Unidos.